Nombramiento de representante

¿En qué supuestos existe la obligación de nombrar un representante en España por parte de un no residente?

Existe obligación de nombrar representante en cuatro casos:

  • Cuando se disponga de un establecimiento permanente en España.
  • Cuando para determinar la base imponible sujeta a tributación en España puedan deducirse determinados gastos.
  • Cuando una entidad en régimen de atribución de rentas constituida en el extranjero realice una actividad económica en territorio español, y toda o parte de la misma se desarrolle, de forma continuada o habitual, mediante instalaciones o lugares de trabajo de cualquier índole, o actúe en él a través de un agente autorizado para contratar, en nombre y por cuenta de la entidad.
  • Cuando así se requiera por la Administración Tributaria.
  • Cuando se trate de residentes en países o territorios con los que no exista un efectivo intercambio de información tributaria, que sean titulares de bienes situados o de derechos que se cumplan o se ejerciten en territorio español, excluidos los valores negociados en mercados secundarios oficiales.

Los representantes de los contribuyentes no residentes que operen en España por medio de establecimiento permanente y de las entidades en régimen de atribución de renta constituida en el extranjero con "presencia en territorio español" responderán solidariamente del ingreso de las deudas tributarias correspondientes a los mismos.