¿Qué datos y documentación debo aportar para solicitar un NIF "N" de persona jurídica o entidad extranjera en la Oficina Consular de España en el exterior?

Las personas jurídicas o entidades sin personalidad de nacionalidad extranjera que soliciten el NIF "N" vía Oficina Consular de España en el exterior, deberán aportar los siguientes datos necesarios para su asignación:

  • Si dispone o no de personalidad jurídica.
  • Denominación o razón social.
  • Número o Código de identificación fiscal atribuido en el país de residencia.
  • Domicilio fiscal que con carácter general será el domicilio social.
  • Fecha de constitución y Fecha de inscripción en el registro público correspondiente, en su caso.
  • Capital social de constitución, en su caso.
  • Representantes: nombre y apellidos o razón social o denominación completa y Número de identificación fiscal (NIF) de los representantes legales, en su caso; nombre y apellidos o razón social o denominación completa, NIF, domicilio fiscal y nacionalidad de su representante en España.
  • En el caso de entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero: nombre y apellidos o razón social o denominación completa, NIF, domicilio fiscal y nacionalidad de sus socios, herederos o participes.

Para poder asignar el número de identificación fiscal “N” a la persona jurídica o entidad sin personalidad, se debe tener en cuenta que los representantes legales y, en su caso, los socios que se hagan constar deben disponer de NIF español.

Se deberá aportar el original y, si se solicita, una copia escaneada de los siguientes documentos:

  • Certificación de la autoridad registral o fiscal del país de origen que acredite la existencia de la entidad y los datos a consignar.
  • En relación con la persona física que firma la solicitud del Número de identificación fiscal de la entidad como representante legal o voluntario:
    • Tarjeta o documento acreditativo del NIF atribuido por la Administración española
    • Documento que acredite que la persona que firma la solicitud del NIF de la entidad tiene poder suficiente para ello. A tal efecto, bastará propia certificación de la autoridad registral o fiscal del país de origen que acredite la existencia de la entidad, cuando la persona que firma la solicitud sea el representante legal de la entidad, y en la referida certificación conste igualmente como representante legal.