Disposiciones particulares en relación con Canarias, Ceuta y Melilla.

En Canarias, con carácter general, los tipos impositivos aplicables son un 1% inferior a los previstos en el artículo 70 de la Ley 38/1992 para Península e Illes Balears.

Por ello, si el medio de transporte por el que se devengó el impuesto en Canarias es objeto de introducción, con carácter definitivo en Península e Illes Balears, dentro del primer año siguiente a la realización del hecho imponible, el titular deberá autoliquidar e ingresar el impuesto por la diferencia entre el tipo impositivo aplicable en Canarias y el tipo que corresponda aplicar en la Comunidad Autónoma en que se introduzca (sobre el valor del medio de transporte en el momento de la introducción), salvo traslado de residencia habitual de su titular en cuyo caso estará exento.

En Ceuta y Melilla el tipo es del 0% para todos los epígrafes previstos en el artículo 70 de la Ley.

Por ello, cuando el devengo del impuesto haya tenido lugar en Ceuta y Melilla y el medio de transporte sea objeto de importación definitiva en la península e Illes Balears o en Canarias, se liquidará el impuesto a los tipos impositivos resultantes de multiplicar los tipos del artículo 70 de la Ley por los coeficientes siguientes:

  1. Si la importación definitiva tiene lugar dentro del primer año siguiente a la realización del hecho imponible: 1,00.
  2. Si la importación definitiva tiene lugar dentro del segundo año siguiente a la realización del hecho imponible: 0,67.
  3. Si la importación definitiva tiene lugar dentro del tercer o cuarto año siguientes a la realización del hecho imponible: 0,42.

El tipo impositivo resultante se aplicará sobre el valor en aduana del medio de transporte.

Todo ello, salvo traslado de residencia habitual de su titular en cuyo caso estará exento.