¿En qué casos y cómo se debe presentar una declaración complementaria?

Se deberá presentar una declaración complementaria cuando se deseen incluir nuevos datos no declarados o modificar parcialmente el contenido de la declaración presentada con anterioridad. Es decir, en los siguientes supuestos:

  • Añadir nuevos registros
  • Modificar registros ya declarados
  • Eliminar registros ya declarados

Si solo se desean añadir nuevos registros, la presentación de la declaración complementaria podrá realizarse a través del trámite de presentación (identificando la declaración original mediante su número de justificante) o bien utilizando el servicio de consulta y modificación de declaraciones informativas en la Sede electrónica de la AEAT.

Si se desea modificar, eliminar y/o añadir algún registro, deberá accederse al servicio de consulta y modificación de declaraciones informativas en la Sede electrónica de la AEAT. Una vez completada y presentada la modificación, el sistema devolverá un código electrónico.

Además, a través de este servicio de consulta y modificación se ofrecerá al obligado tributario la información individualizada de los errores detectados en las declaraciones para que pueda proceder a su corrección. En caso de que no se hayan subsanado los defectos observados se podrá requerir al obligado para que en el plazo de 10 días, contados a partir del día siguiente al de la notificación del requerimiento, subsane los defectos de que adolezca. Transcurrido dicho plazo sin haber atendido el requerimiento, de persistir anomalías que impidan a la Administración tributaria el conocimiento de los datos, se le tendrá, en su caso, por no cumplida la obligación correspondiente y se procederá al archivo sin más trámite.