27 ¿Cómo se realiza el proceso de contraste de facturas? 

El primer paso es tipificar la factura como contrastable o no en el momento de presentar la factura. Si la factura no resulta contrastable, la factura se queda en el estado “No contrastable” y no se intenta su cuadre.

No contrastable implica que nunca va a ser contrastada, es decir, que por las características del emisor, de la propia factura cuyo registro ha sido remitido o el régimen aplicable, no se va a disponer en el sistema de posibilidad de contrastar esa información.

Ejemplos de esta situación son las facturas simplificadas en las que no se exige la identificación del destinatario, por tanto, no es posible localizar esa información de manera fiable en el sistema o bien cuando la contraparte no participa en el SII y, por tanto, no está obligada a la remisión de esta información.

Acto seguido, una vez validado y respondido el envío de facturas presentado, de forma casi inmediata se procede a ejecutar el proceso de contraste,

Una vez comprobada la posibilidad de efectuar el contraste, se procede a determinar si esa información de registro remitida por una parte ha sido remitida por la contraparte. Para conocer si disponemos de esa información, se utiliza la clave única. Si no se localiza la misma clave única del registro remitido, se entiende que no se dispone de esa información, quedando en estado de "No contrastada".

Si se localiza en el sistema la misma clave única, se ejecuta el proceso para contrastar la información contenida en ambos registros remitidos por las dos partes.

De este modo, si coinciden los criterios de contraste se considerará "Contrastada", mientras que si no coinciden todos ellos quedará "Parcialmente contrastada". En este último caso, se proporcionará al contribuyente (vía formulario o vía servicio web de consulta) los datos de
contraste no coincidentes para su revisión.

Hay que tener en cuenta, que con cada operativa realizada contra una factura (modificación, baja, etc.) se revalúa de nuevo el contraste, pudiendo cambiar el estado de cuadre de la factura en función de los datos recibidos.
El proceso de cuadre se intentará durante los meses siguientes a la fecha de expedición de la factura