Información sobre la aplicación del artículo 3.1.b del Real Decreto ley 4/2012

  • El artículo 80 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA), establece la posibilidad de reducir la base imponible de aquellas operaciones que hayan resultado total o parcialmente incobrables por haber transcurrido el plazo previsto en su apartado Cuatro y siempre que se cumplan las restantes condiciones exigidas en dicho artículo.

    1. Situación anterior a la Ley 16/2012, de 27 de diciembre

    Con motivo de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 4/2012, por el que se aprobó un programa de pago a proveedores, se puso de manifiesto un problema interpretativo en relación al IVA en aquellas operaciones en las que se había rectificado la base imponible y, posteriormente, se había pagado la operación por el importe restante.

    La Dirección General de Tributos precisó que, cuando la citada norma al regular las obligaciones de suministro de información por las Entidades Locales y disponer que se debía indicar el importe del principal de la obligación, en su caso, IVA incluido (art. 3.1.b del citado Real Decreto-ley), el término “en su caso” significaba que si en la información que proporciona la entidad local constaba el IVA era porque el proveedor no rectificó la factura por morosidad.

    En este primer supuesto no había problema, pues el proveedor recibiría el importe de la base imponible más la cuota y esta cuota ya la habría ingresado en su momento.

    Caso distinto era el de si en la información que aportaba la entidad local no constaba el IVA. Esto se producía porque el proveedor había previamente rectificado la factura y recuperado el IVA de la operación. En este segundo supuesto, cuando el proveedor cobrara, se aclaraba que no se debería entender que en la cantidad recibida el IVA estuviera incluido.

     

    2. Situación posterior a la Ley 16/2012, de 27 de diciembre

    No obstante, con efectos a partir del 28 de diciembre de 2012, el artículo 12. Dos de la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica, introdujo determinadas modificaciones técnicas en los apartados Cuatro y Cinco del artículo 80 de la LIVA con una finalidad aclaratoria para aquellos supuestos de rectificación de facturas a destinatarios que no actúen como empresarios y profesionales, con el objetivo de que, en caso de pago posterior total o parcial de la contraprestación por el destinatario, este no resulte deudor frente a la Hacienda Pública por el importe de la cuota del impuesto que se entienda incluida en el pago realizado.

    Por consiguiente, y como consecuencia del citado cambio legal, se ha modificado el criterio administrativo de manera que, una vez practicada por el proveedor del bien o servicio la reducción de la base imponible por créditos incobrables y en el supuesto de que el destinatario de la operación no actúe en la condición de empresario o profesional (como ocurre en la mayoría de los casos en las relaciones con las Administraciones Públicas), si el mencionado proveedor obtuviese el cobro total o parcial de la contraprestación, la base imponible del IVA se deberá modificar al alza y en este caso, se entenderá que el Impuesto sobre el Valor Añadido está incluido en las cantidades percibidas y en la misma proporción que la parte de contraprestación percibida.

     

    Ejemplo:

    La sociedad X realizó una prestación de servicios para un Ayuntamiento, que no actúa como empresario o profesional, por la que emitió una factura por un importe de 10.000€ más 2.100 de IVA repercutido. Dicho crédito resultó incobrable por el transcurso del plazo previsto en el artículo 80.Cuatro de la LIVA por lo que la sociedad X procedió a modificar la base imponible recuperando con ello los 2.100 € de IVA que había repercutido e ingresado.

    Posteriormente, el Ayuntamiento paga las siguientes cantidades:

    a) El importe total de la factura
    b) 6.000 euros.

    Teniendo en cuenta dichos pagos, ¿cómo deben actuar la sociedad X y el Ayuntamiento?

    a) La sociedad X deberá modificar de nuevo la base imponible al alza por un importe de 10.000 euros e ingresar el IVA correspondiente (2.100 euros).
    b) La sociedad X deberá modificar de nuevo la base imponible al alza por un importe de 4.958,68 euros e ingresar el IVA correspondiente (1.041,32 euros)