¿Quiénes están sujetos al Impuesto sobre Sociedades?

La sujeción al Impuesto la determina la residencia en territorio español. Se considerarán residentes en territorio español las entidades en las que concurra alguno de los siguientes requisitos:

  1. Que se hubiesen constituido conforme a las leyes españolas.

  2. Que tengan su domicilio social en territorio español.

  3. Que tengan la sede de dirección efectiva en territorio español.

A estos efectos, se entenderá que una entidad tiene su sede de dirección efectiva en territorio español cuando en él radique la dirección y control del conjunto de sus actividades.

La Administración tributaria podrá presumir que una entidad radicada en algún país o territorio de nula tributación o considerado como paraíso fiscal tiene su residencia en territorio español cuando sus activos principales, directa o indirectamente, consistan en bienes situados o derechos que se cumplan o ejerciten en territorio español, o cuando su actividad principal se desarrolle en éste, salvo que dicha entidad acredite que su dirección y efectiva gestión tiene lugar en aquel país o territorio, así como que la constitución y operativa de la entidad responde a motivos económicos válidos y razones empresariales sustantivas distintas de la simple gestión de valores u otros activos.

Concretamente, serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español:

Toda clase de entidades, cualquiera que sea su forma o denominación, siempre que tengan personalidad jurídica propia, excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.

Se incluyen, entre otras:

  • Las sociedades civiles con objeto mercantil a partir de 1 de enero de 2016

  • Las sociedades mercantiles: anónimas, de responsabilidad limitada, colectivas, laborales, etc.

  • Las sociedades estatales, autonómicas, provinciales y locales.

  • Las sociedades cooperativas y las sociedades agrarias de transformación.

  • Las sociedades unipersonales.

  • Las agrupaciones de interés económico.

  • Las agrupaciones europeas de interés económico.

  • Las asociaciones, fundaciones e instituciones de todo tipo, tanto públicas como privadas.

  • Los entes públicos (Administraciones del Estado, Administración de las Comunidades Autónomas, Corporaciones locales, Organismos Autónomos, etc.).

Además, las siguientes entidades, carentes de personalidad jurídica propia:

  • Los fondos de inversión regulados en la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva.

  • Las uniones temporales de empresas.

  • Los fondos de capital-riesgo.

  • Los fondos de pensiones.

  • Los fondos de regulación del mercado hipotecario.

  • Los fondos de titulización hipotecaria.

  • Los fondos de titulización de activos.

  • Los fondos de garantía de inversiones.

  • Las comunidades titulares de montes vecinales en mano común.

  • Los Fondos de Activos Bancarios.

Los contribuyentes serán gravados por la totalidad de la renta que obtengan, con independencia del lugar donde se hubiere producido y cualquiera que sea la residencia del pagador.