¿Cómo y cuándo se presenta una declaración complementaria?

Los errores u omisiones padecidos en declaraciones ya presentadas que hayan motivado un ingreso inferior o una devolución superior a la procedente, deben regularizarse mediante la presentación de una declaración complementaria a la originariamente presentada.

También deben regularizarse mediante complementaria las pérdidas del derecho a reducciones o exenciones aplicadas en declaraciones anteriores.

Por el contrario, la pérdida del derecho a deducciones se regularizará en la declaración correspondiente al ejercicio corriente, aplicando los correspondientes intereses de demora.

En los datos fiscales que la Agencia Tributaria pone a disposición de los contribuyentes se comunican de forma separada los rendimientos del trabajo en concepto de atrasos, ya que deben regularizarse mediante la presentación de declaración complementaria.

Para confeccionar una declaración complementaria se necesita disponer de la declaración del ejercicio al que se imputan las rentas.

Instrucciones:

  • Utilice Renta WEB con los datos del ejercicio correspondiente. En el "Portal Renta 2016", dentro del apartado de "MÁS TRÁMITES" se encuentra la opción “Modificación de declaración" que permite realizar tanto las rectificaciones de autoliquidaciones como las complementarias, a través de Renta WEB y selección de la declaración previamente presentada que se desea modificar.

  • Introduzca en Renta WEB todos los datos de la declaración/borrador presentado en su día y los nuevos rendimientos imputados.

  • Marque la casilla que corresponda: 120, 121, 122, 123, 124, 125 y 126 y consigne la cantidad ingresada en su día o la devolución obtenida.

  • Compruebe los datos.

  • Plazos de presentación de declaraciones complementarias por percepción de atrasos de rendimientos del trabajo.

    Deberá presentarse declaración complementaria entre otros supuestos, cuando por circunstancias justificadas no imputables al contribuyente, los rendimientos derivados del trabajo se perciban en períodos impositivos distintos a aquellos en que fueron exigibles. Dichas cantidades deberán imputarse a los períodos impositivos en que fueron exigibles, practicándose, en su caso, la correspondiente autoliquidación complementaria.

    Dicha autoliquidación complementaria, que no comportará sanción ni intereses de demora ni recargo alguno, se presentará en el plazo que media entre la fecha en que se perciban los atrasos y el final del plazo inmediato siguiente de declaraciones por el IRPF.

    Así, si los atrasos se perciben entre el 1 de enero y el inicio del plazo de presentación de la declaración de IRPF 2016 (hasta 4 de abril de 2017 incluido) la autoliquidación complementaria deberá presentarse en dicho año antes de finalizar el plazo de presentación de declaraciones del ejercicio 2016 (hasta el 30 de junio de 2017, salvo que se trate de atrasos del ejercicio 2016, en cuyo caso se incluirán en la propia declaración de dicho ejercicio.

    Si se perciben con posterioridad al inicio del plazo de presentación de la declaración de Renta 2016 (a partir de 5 de abril de 2017), la autoliquidación complementaria deberá presentarse en el plazo existente entre la percepción de los atrasos y el final del plazo de declaración del ejercicio 2017.

    Los plazos de presentación de declaraciones complementarias por otros supuestos distintos al de percepción de atrasos los puede encontrar en la página 773 y siguientes del Manual de IRPF 2016.