¿Se puede realizar la conservación de facturas electrónicas en el extranjero?

La conservación de facturas en el extranjero, se encuentra recogida en el artículo 9 de la Orden EHA/962/2007. Asimismo en los artículos 19.4 y 22 del Real Decreto 1619/2012.

Tanto el emisor como el destinatario de la factura, pueden decidir si la conservación se hace en España o en el extranjero. Pero solo es válida la conservación en el extranjero en el caso de factura en formato electrónico, ya que solo así se puede garantizar el acceso completo y sin demora injustificada.

Cuando la conservación se efectúe fuera de España, tal obligación únicamente se considerará válidamente cumplida si se realiza mediante el uso de medios electrónicos que garanticen el acceso en línea, así como la carga remota y utilización por parte de la Administración tributaria de la documentación o información así conservadas.

En caso de que los empresarios, profesionales o sujetos pasivos deseen cumplir dicha obligación fuera del citado territorio, deberán comunicar con carácter previo esta circunstancia a la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Cuando el tercero no esté establecido en la Unión Europea, salvo que se encuentre establecido en Canarias, Ceuta o Melilla, o en un país con el cual exista un instrumento jurídico relativo a la asistencia mutua con un ámbito de aplicación similar al previsto por la Directiva 2010/24/UE del Consejo, de 16 de marzo de 2010, sobre la asistencia mutua en materia de cobro de los créditos correspondientes a determinados impuestos, derechos y otras medidas, y el Reglamento (UE) nº 904/2010, del Consejo, de 7 de octubre de 2010, relativo a la cooperación administrativa y la lucha contra el fraude en el ámbito del Impuesto sobre el Valor Añadido, únicamente cabrá el cumplimiento de esta obligación a través de un tercero, previa comunicación a la Agencia Estatal de Administración Tributaria.