¿Cuáles son las obligaciones de la Institución financiera respecto a la determinación de la residencia fiscal de sus clientes en relación a la diligencia debida aplicable a las cuentas nuevas?

La Institución financiera no está obligada a proporcionar asesoramiento fiscal a sus clientes o a realizar un análisis legal para verificar la razonabilidad de la declaración de residencia fiscal. La Institución financiera puede basarse en la declaración de residencia fiscal del cliente salvo que conozca, o pueda llegar a conocer que es incorrecta o no fiable (test de “razonabilidad”), el cual está basado en la información obtenida con motivo de la apertura de la cuenta, incluido cualquier documento recabado en aplicación de los procedimientos previstos conforme a la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo y su normativa de desarrollo.

En los Comentarios del Estándar común de comunicación de información de la OCDE se pueden encontrar ejemplos de la aplicación del test de “razonabilidad”.